Reseña Ojalá siempre – Alexandra Roma

Sinopsis Ojalá siempre

Ella era la hermana pequeña de su mejor amigo, amante del amarillo y que creaba su propio cielo de constelaciones inventadas. Él era el rebelde de la cazadora de cuero que dibujaba a bolígrafo aquello que le revolvía el pecho. Juntos, quemaron etapas, construyeron recuerdos y se echaron mucho de menos, incluso cuando la única barrera que tenían que salvar era la distancia entre sus bocas. Ahora, Julieta y Marco son solo dos extraños destinados a encontrarse en las calles de Salamanca para averiguar si las canciones antiguas nunca mueren y el faro de Trafalgar les espera con un nuevo atardecer. Pasado, Presente… Un juramento, un reloj de arena con el secreto del tiempo y la esperanza de que «siempre» puede estar escondido entre los acordes de La chica de ayer.

resena-libros

Marco acaba de perder su mundo: Sus padres mueren en un fatídico accidente de coche y todo a su alrededor se oscurece. No contaba con que cuando estás completamente roto puede aparecer alguien, iluminar tu vida y ser una estrella constante en ella. Para él fue Julieta, esa chica amante del amarillo, impulsiva, dispuesta, que en más de una ocasión fue mucho más que la hermana de su mejor amigo. Aquí se cuenta su historia, como los errores nos alejan de la persona que realmente amamos, como no se olvida que era sentir los latidos del corazón cuando esa persona está cerca.

La niña que en el entierro de mis padres les cantó y me regaló un corazón de respuesto.

Siempre he sido una gran fanática de las historias de Alexandra Roma. Quizá muchos de vosotros penséis que son meros clichés, pero tiene la capacidad de que las letras escapen del papel, lleguen al alma y te desgarren. La autora siempre se desvive en cada una de sus libros: da vida a sus personajes, los hace reales, les deja pasear por lugares increíbles, nos demuestran que respiran y cuando nos damos cuenta terminan formando parte de nosotros. Cuando me enteré de que había sido finalista del premio Titania, no dudé en apostar por Marco y Julieta. Tenían algo que contar a voces y yo estaba deseando escucharlos.

Marco ha perdido a su familia, es el chico que no duda en buscar problemas con tal de escapar de sus demonios. Vive con su tía y su pareja, Carol. No es capaz de escapar de ese luto constante. Su vida se ha detenido por completo, pero no está sólo, tiene una familia de las que se elige, de aquellas que forman parte de ti desde que eres consciente y ese mejor amigo que siempre velará por ti.

Julieta vive en una familia ruidosa, aquella que te vigila por ser la más pequeña, la que te hace perder completamente los nervios. Eso son “Los Moreno”: luz, vida, felicidad, espontaneidad. Ella nos habla su infancia, como una pequeña tan dispuesta puede llevar a sus hermanos por delante, como la vida la hace ser como una estrella, como los prejuicios pueden destruir el alma y como las heridas cicatrizan.

Mi incapacidad para dejarme un mensaje con un corazón diciéndote que estoy ahí y que me la suda que te vayan casados, o con tres pezones. Tú eres Derek Remond.

Es una historia real, si entras en ella puedes ver el huerto de Calisto y Melibea, esos momentos en Plaza Mayor o en el apartamento de Julieta, en Chueca. La pluma de Alexandra es maravillosa, cada frase cala demasiado hondo, sus personajes no son superhéroes, son personas normales, con problemas, dudas y miedos. Por ello sentirte identificado con ellos es de lo más sencillo.

La historia de amor de Marco y Julieta me ha parecido preciosa. Siempre me ha encantado la evolución en el ámbito romántico. Por parte de Marco, no es capaz de ver a esa pequeña de vestido de flores siendo algo más que una hermana. Julieta por su parte, sabe perfectamente lo que Marco le hace sentir, pero por ello no detiene su vida. Sigue escalando poquito a poco con la esperanza de ser actriz.

Hay ciertos temas que me han llamado muchísimo la atención. En este caso se aprecia la libertad de expresión, el derecho de la mujer a que una palabra no te detenga, que una persona que ha nacido en el cuerpo equivocado, debe sentirse uno más, sin etiquetas. Aún puedo ver a Julieta en los hombros de Leroy. A Leo jugando al fútbol. A Marco siendo ese padre que no le importa nada con tal de hacer feliz a los suyos.

Ojalá siempre, Marco.

Ojalá contigo, Julieta.

Si debo decir algo en contra de Ojalá siempre, es que a veces la narración me ha hecho perderme debido a frases demasiados extensas, o algunas palabras que la autora utiliza para dar sentimiento, pero por lo demás no podría poner ninguna pega.  La historia es ligera, llena de frescura, amor y merece muchísimo la pena.

Si os gustan las historias que llegan al alma o queréis comenzar con alguna obra de Alexandra también os recomiendo: El club de los eternos 27 y Hasta que el viento te devuelva la sonrisa.

Autora: Mar

Colaboradora en Carpe Librum seize the book. Un pequeño pensamiento y puede salir una historia. Amante de los libros, videojuegos y de cualquier época que cuente una historia sin resolver.

Image and video hosting by TinyPic