Reseña El silencio de los corderos – Thomas Harris

Sinopsis El silencio de los corderos:

A Clarice Starling, joven y ambiciosa estudiante de la academia del FBI, le encomiendan que entreviste a Hannibal Lecter, brillante psiquiatra y despiadado asesino, para conseguir su colaboración en la resolución de un caso de asesinatos en serie. El asombroso conocimiento de Lecter del comportamiento humano y su poderosa personalidad cautivarán de inmediato a Clarice, quien, incapaz de dominarse, establecerá con él una ambigua, inquietante y peligrosa relación.

Reseña El silencio de los corderos - Thomas Harris

El silencio de los corderos es una novela en la que Thomas Harris, gracias a elementos propios del terror y el thriller psicológico, consigue impresionar al lector produciendo en él toda clase de emociones que van desde la inquietud, tensión, desesperación, hasta algún atisbo de esperanza.

Todo este cúmulo de emociones se transmiten a través de una narración fluida cuyo ritmo se marca por unos capítulos cortos. La ligereza de la lectura no solo destaca por este patrón, también viene dado por la propia historia. Una historia donde conviven simultáneamente varias subtramas, y poco a poco cada una de ellas se van desarrollando hasta conseguir la armonía del conjunto. El silencio de los corderos es además una novela cargada de simbolismos y metáforas que requiere ir analizando con detalle la ilustración, el nombre y las pequeñas pistas que el autor nos va proporcionando a lo largo de libro si se quiere extraer toda la información posible.

La trama de El silencio de los corderos va más allá de un caso a resolver. Es una historia de superación, valentía, retos, análisis, y por supuesto, asesinos y todo lo que ello conlleva. Por esta razón en ningún momento el interés en la lectura decae, ya que continuamente el lector está intentando analizar lo que ocurre y ver que posible conexión tienen todos los frentes. A modo de curiosidad, contar que el caso en torno al cual gira la trama criminal de El silencio de los corderos está basado en un caso real. El asesino está inspirado en un asesino en serie de Wisconsin, Ed Gein.

En cuanto a los personajes, los más relevantes están muy bien elaborados. El aspecto psicológico está tan bien definido que el lector es capaz de entender las motivaciones y los actos de los personajes. Comenzando con el famoso Hannibal Lecter, decir que es magistral como en la narración se nota claramente cuándo es él quién está en escena. El personaje en sí es sublime, desprende una inteligencia por encima de la media. El carisma y la astucia que le rodea junto con su inteligencia hace que él sea el que lleva el ritmo de la lectura y quien juega con los demás personajes, incluso con el lector. Lecter es capaz de manipular a su antojo y sonsacar información como quiere y cuando quiere. Esta cualidad de Hannibal hace que cualquiera caiga en su juego, convirtiéndole en uno de los psicópatas más poderosos al ser capaz de manipular las mentes. El hecho de ser caníbal pasa a un plano menos relevante al ser su inteligencia y astucia lo verdaderamente aterrador. Respecto a Clarice, vemos a una protagonista que intenta hacerse valer en un mundo de hombres. Es una mujer inteligente, ambiciosa, pero con un miedo que Lecter capta al momento. Es en este punto donde comienza una peculiar relación entre esta estudiante de la academia del FBI y el asesino Lecter. Hannibal, como si de una terapia se tratara, conduce a la señorita Starling por unos senderos donde explora su mente, estudiando aquellos sentimientos que intenta reprimir. Es en las visitas de Clarice a la prisión donde conocemos más a la protagonista, a medida que se va abriendo poco a poco a quien era un excelente psiquiatra.

Nada nos hace más vulnerables que la soledad, a excepción de la avaricia

Uno de los puntos fuertes de El silencio de los corderos es la buena documentación que ha llevado a cabo. A pesar de que usa terminología forense en alguna ocasión, al estar explicado de una forma clara y sencilla, hace que cualquiera pueda entenderlo. Lo muestra de manera tan atractiva que te incita a querer seguir leyendo más detalles sobre todo ese campo. Y, como es de esperar, el componente psicológico de la novela no se queda atrás. Profundizando sobre el aspecto psicológico, está presente durante todo el libro. Se tiende a analizar el comportamiento de los personajes desde ese punto de vista, ahondando en el por qué actúan de una manera, cómo son, qué les lleva a hacer algo. Todas esas cuestiones se intentan resolver desde un análisis psicológico, y permitiéndonos en cierto modo ponernos en la piel de Hannibal Lecter al explorar la mente humana.

Concluyendo, El silencio de los corderos es una novela cargada de simbolismos y metáforas en la que el lector, con la ayuda de los personajes y haciendo uso de la psicología, tendrá que descifrar los enigmas y misterios que esconden las palabras y los detalles ocultos en el libro.