Reseña Fantasmas – Dean Koontz

Sinopsis Fantasmas

De la noche a la mañana el encantador pueblo de Snowfield, se convierte en una pesadilla macabra.
Un ser abominable se ha abatido sobre Snowfield. Todos sus habitantes han desaparecido o muerto en un aquelarre de sangre y violencia.

¿Qué es o quién es esa fuerza demoníaca?

El espíritu humano civilizado no puede librarse de una atracción por lo sobrenatural

Reseña Fantasmas - Dean Koontz

Fantasmas de Dean Koontz es una novela de terror donde el autor juega con la mente y lo desconocido, basándose en un fenómeno que se ha producido a lo largo de la historia pero que nadie ha sido capaz de encontrar una explicación lógica: las desapariciones en masa. Inexplicables desapariciones en las que ni historiadores ni arqueólogos han encontrado una razón, convirtiéndolos en hechos misteriosos y espeluznantes. Entre algunos de estos hechos se encuentra la Colonia de Roanoke, suceso que inspiró también a series como American Horror Story.

El tipo de terror que ofrece es puramente psicológico. Esto lo vemos reflejado en los personajes, quienes poco a poco van desarrollando miedo que luego derivará en terror. Observamos cómo el miedo actúa en las personas y las transforma. En un principio el ser humano tiende a ser escéptico, a no creer en lo que no es capaz de comprender. Pero en ocasiones todo va más allá y no le queda más remedio que aceptar que hay algo que no sabe identificar. El no ser capaz de identificar a través de la razón deriva en el miedo. Miedo a lo desconocido. Miedo a hacer frente a cosas que se escapan del entendimiento. Miedo a no saber a qué se enfrentan. Y este es el tipo de miedo que ofrece Fantasmas, el temor a algo que no entienden y desconocen.

Tal vez el demonio es sólo un reflejo de la brutalidad y de los impulsos salvajes que anidan en nuestra propia especie. Quizás lo que hemos hecho ha sido crear al Diablo a nuestra imagen y semejanza

En Fantasmas el autor juega con el lector a través de los pensamientos de los personajes. Desde el comienzo del libro se van mostrando diversas teorías intentando explicar qué sucede, pero son los propios protagonistas los que refutan sus propias teorías, proponiendo nuevas y descartando las inválidas. Ese juego de no saber qué ocurre realmente, el cambiar tanto de opinión, provoca una sensación de desconcierto que a su vez te atrapa. Necesitas seguir leyendo para saber qué pasa exactamente.

Hay silencios y silencios. No hay dos exactamente iguales. Está el silencio de la muerte que se encuentra en las tumbas, en los cementerios solitarios y en la cámara refrigerada de un depósito de cadáveres urbano o, a veces, en las salas de hospital; es un silencio perfecto, no una simple quietud, sino un vacío

En cuanto a los personajes, Dean Koontz ha conseguido entrar en detalles de la forma justa, precisa y acertada de muchos de los personajes que son partícipes en la historia. El hecho de que haya proporcionado sólo los datos necesarios para conseguir entender cada personaje, sin ofrecer información superflua, ha permitido que puedas trazar un mapa mental de cada uno, analizando sus personalidades sin perderte en la historia. Cada uno de ellos tienen perfiles diferentes, dando perspectiva a la historia ya que todos aportan puntos de vista distintos.

Nunca encontraremos nada más terrible que los monstruos que habitan entre nosotros. El infierno está allí donde nosotros lo creamos

Durante la novela va mostrando detalles y personajes que en un principio parece que no encajan con la historia, o no sabes muy bien por qué se le da tanta importancia, pero todos esos detalles van encajando poco a poco de manera natural y con sentido. Además, el autor profundiza en otros detalles médicos, criminológicos y biológicos, permitiendo que cualquiera pueda entender esos conceptos por las explicaciones sencillas y por los propios personajes que se aclaran los conceptos entre ellos. De ese modo un lector que no tenga conocimiento puede sentirse más cercano a la historia al aprender a la misma vez que algunos de sus protagonistas.

El libro está dividido en dos partes formando un total de 45 capítulos. El ritmo de lectura es ágil y en ningún momento decae gracias a que algunos capítulos acaban de un modo enigmático que te incita a seguir leyendo.

En definitiva, Fantasmas es un libro que nos hace plantearnos cuestiones como ¿Qué se esconde tras lo desconocido? ¿Por qué aterra en vez de despertar curiosidad? Con estas preguntas Dean Koontz nos traslada a Snowfield, un pueblo lleno de misterios e interrogantes donde el miedo y las atrocidades serán nuestros  acompañante durante la lectura.