Reseña Una cabeza llena de fantasmas – Paul Tremblay

Sinopsis Una cabeza llena de fantasmas

La apacible vida de los Barret da un giro cuando su hija Marjorie, de catorce años, empieza a mostrar síntomas horribles de esquizofrenia que los médicos no consiguen mitigar. Muy pronto, la situación ha empeorado tanto que su descenso a la locura parece imparable.

Desesperado, el padre pide ayuda a un cura para practicar un exorcismo. Y es entonces cuando se produce una vuelta de tuerca: debido a sus problemas económicos, acepta la oferta de una productora de reality shows para grabarlo todo.

Quince años después, una escritora entrevista a la hermana pequeña de Marjorie. A medida que ella rememora la tragedia, va desgranándose una impactante historia que plantea interrogantes sobre la memoria y la realidad, los medios de comunicación, el poder de la ciencia y la religión, y la naturaleza misma del mal.

reseu00f1a-libros-2

Una cabeza llena de fantasmas es un libro bastante peculiar. Me llamó especialmente la atención por estar recomendado por el mismísimo Stephen King y abordar temas como el exorcismo, los reality shows y los blogs. Una mezcla un tanto extravagante, ¿Verdad?

La novela nos cuenta desde el punto de vista de su hermana pequeña como Marjorie está experimentando sensaciones que provocan un cambio en su personalidad. ¿Está poseída? ¿Tiene algún trastorno psicológico? ¿Se lo está inventando simplemente para obtener un beneficio? Esas son las cuestiones que nos hacemos a lo largo del libro una y otra vez, incluso los propios protagonistas.

En todo momento no sabemos qué pensar realmente. El autor, a través de Marjorie, juega con los lectores de una manera muy descarada. Es en este punto donde se me abre un debate interno: no sé si es increíble la capacidad para confundirnos o, por el contrario, todas las claves han estado siempre ahí y ha sido una gran tomadura de pelo carente de sentido. Mientras lo leía he tenido ese dilema y hasta terminar el libro no supe cuál era de las dos.

¿Ha visto alguna vez un demonio? ¿Qué aspecto tenía? ¿Podía verlo encerrado en el cuerpo de su huésped, presionando contra la piel desde dentro? ¿Ha visto el perfil de una garra, de un ala, de un rostro monstruoso contra esa piel? ¿O quizá los demonios puedan adoptar el aspecto de alguien normal y parezca que hay una persona atrapada dentro de otra? ¿Deja alguna marca dese demonio interior? ¿Están marcados los poseídos y por eso puede saberse quién lo está y quién no?

En un principio la novela me resultó lenta y algo aburrida. A mi parecer se centró demasiado en la vida de Merry, la hermana pequeña, contando demasiada información que al final no resultó ser relevante. Pero hay dos puntos por los que Una cabeza llena de fantasmas me incitó a seguir leyendo: El primero, me encantó las grandes referencias al terror tanto en la literatura como en el cine. Salta a la vista que, o el autor es un apasionado del terror como yo, o llevó a cabo una gran labor de documentación. Referencias al mismísimo Lovecraft, películas clásicas como El exorcista, Carrie o no tan clásicas como Expediente Warren: The Conjuring (si quieres saber más sobre los Warren visita el blog Cazadoras de lo oculto) o la serie American Horror Story. Y como no era para menos, supe identificar cada una de ellas, cosa que me motivó bastante a seguir ya que me entró la curiosidad por si había más referencias durante la lectura. Y no me equivocaba, las hubo. ¿Hay algo más extraordinario que encontrar recomendaciones de libros dentro de un libro? La que más me llamó la atención fue Papel pintado amarillo, una novela que la cataloga de terror gótico feminista.

El segundo punto en cuestión es cómo está escrito el libro. La historia se cuenta desde dos puntos de vista, de Merry, y una bloggera. Los capítulos que corresponden al blog, además de tener una lectura muy ágil, está escrito con el mismo estilo que lo haría una bloggera. Sus frases tachadas, sus preguntas, el acercamiento a sus lectores en el modo de escribir, etc. Supo transmitir ese espíritu de la blogosfera.

Intercalando ambas perspectivas el autor nos introduce temas como la religión o el fanatismo. Como unos ideales y pensamientos tan arraigados pueden nublar la visión y hacer que pierdas la cordura. Nos muestra el rol de la mujer en una familia “clásica” y de qué es capaz el ser humano al borde de la desesperación.

No sólo se nos pinta de imposible que una chica sepa lo mismo que el patriarcado, sino que se nos conmina a temer activamente el hecho de que haya podido adquirir esos conocimientos por un método cualquiera.

Además, Un cabeza llena de fantasmas incita a reflexionar cuestiones: ¿Por qué el miedo ha evolucionado de ese modo? ¿Por qué cada vez somos más inmunes a este efecto? Hace años, remontándonos por ejemplo a los sesenta, el miedo era psicológico y con poca cosa se sentía auténtico pavor. En cambio, hoy en día veamos lo que veamos parece no afectarnos, somos inmunes. En algunos casos el miedo ha evolucionado a morbo y justamente este punto está relacionado en cierto modo con la temática del libro. En su momento, El exorcista causó horror. En el libro se muestra también un exorcismo con la diferencia de que lo comercializan a través de un reality show, entre otros motivos, por el morbo que causa a los espectadores. Vemos reflejado la evolución de la sociedad respecto al miedo, haciendo una crítica al cómo fue y cómo es en la actualidad.

En definitiva, con Una cabeza llena de fantasmas se nos presenta una historia basada en el realismo, el miedo al deterioro de la clase media, el núcleo de los valores familiares y las lecciones culturales extraídas, recicladas o reimaginadas a partir de los clásicos de la literatura y el cine del terror. Una novela que los amantes del género disfrutarán gracias a la gran cantidad de referencias que aporta.