Reseña La mano que te da de comer – A. J. Rich

Sinopsis La mano que te da de comer

Morgan tiene tres pasiones: la victimología, sobre la que está escribiendo una tesis doctoral, sus tres perros y Bennet, su prometido de origen canadiense al que conoció por internet y con quien mantiene una tórrida relación.

Un día, al volver a la casa que comparten, la vida de Morgan da un giro vertiginoso que le hará dudar incluso de sí misma.

Pero, ¿Quién es Bennet realmente?

Reseña La mano que te da de comer A. J. Rich

La mano que te da de comer me ha dejado vacía. Al descubrir esta novela no dudé ni un minuto en comprarla ya que la catalogaban de psicothriller, mi género preferido. Una portada desafiante, una contraportada que me gritaba “cómprame” al prometer un thriller que: 

  • Se adentra en la mente de un psicópata y en la de sus víctimas, y muestra lo fácilmente que estas pueden perder el control de sus vidas.
  • Una protagonista que necesita saber las razones que la dejaron expuestas a las manipulaciones de un hombre sin escrúpulos. 

Una obra de ficción basada en la experiencia real de la escritora Katherine Russel Rich. ¿Pero fue realmente eso lo que me encontré? En cierto modo sí, pero no de la manera que me hubiese gustado. Iba con las expectativas tan altas, o más bien, deseando descubrir algo que nunca llegué a encontrar.

La protagonista, Morgan, hace un estudio sobre la victimología. Una investigación que se basa en un test para identificar a las víctimas cuyo interés e hiperempatía fueran tan extremos que llegaran a atraer a los depredadores.

¿Hay en el cerebro del maltratador una anomalía simbiótica que exista también en la conformación emocional de la víctima?

Los sociópatas mienten constantemente. Los sociópatas creen que las reglas no les incumben. Los sociópatas creen que lo que dicen se hace realidad. Los sociópatas no tratan bien a los animales domésticos. Los sociópatas son casi siempre infieles

Los conocimientos especializados no solo no le habían protegido, sino que le habían conducido directamente al depredador, Bennet, su prometido. En torno a este acontecimiento gira la novela. Encontramos a una protagonista confundida, desolada, que intenta dar una explicación racional a lo que ha ocurrido.

Con la ayuda de otros personajes secundarios, comienza una investigación que le llevará a afrontar numerosos peligros y secretos. Mentiras, muertes, infidelidades… situaciones que ponen a Morgan al límite de la cordura. Circunstancias que harán que la protagonista se replantee su amor hacía Benet, y vea la luz sobre quién es.

Como buen psicothriller profundiza en aspectos de la psicología, que a mi parecer fueron bastante interesantes. Proporciona una cantidad de información sobre la materia que permite sumergir al lector en el ambiente y transportarte a la historia, como si fueras la que lo está viviendo.

De lectura muy ágil, La mano que te da de comer cumple con su cometido, entretener. Entretiene tanto que lo devoré en un fin de semana, pero se quedó corto. Lo propio de este tipo de novelas son los giros inesperados, uno detrás de otro, y en este caso no lo fue así. Todo lo que ocurría a medida que leía me lo esperaba, no aportó esa esencia de tensión que te hace querer pasar de página y continuar la historia. Fue bastante lineal y previsible.

Uno de los puntos por lo que hay que felicitar a las autoras es por el mensaje que transmite sobre los animales. En todo momento ellos también son los protagonistas de la historia, que, junto con Morgan, nos enseñan el amor que hay entre las personas y los animales. 
Nos introduce en el mundo de las protectoras, quienes pelean por intentar salvar a aquellos quienes no tienen familia que les cuide. Nos muestra a personajes que se dedican a luchar por los derechos de los animales, para que también haya justicia con ellos.

En definitiva, en La mano que te da de comer encontramos una novela que entretiene pero que pasa desapercibida. A pesar de cumplir con su misión, no ha sido capaz de marcarme. Aunque no me arrepiento de su lectura y lo recomiendo para pasar un buen rato, hay libros mejores del género para quienes quieran empezar lecturas del tipo.