Reseña El nombre del viento – Patrick Rothfuss

Sinopsis El  nombre del viento

En una posada en tierra de nadie, un hombre se dispone a relatar, por primera vez, la auténtica historia de su vida. Una historia que únicamente él conoce y que ha quedado diluida tras los rumores, las conjeturas y los cuentos de taberna que le han convertido en un personaje legendario a quien todos daban ya por muerto: Kvothe… músico, mendigo, ladrón, estudiante, mago, héroe y asesino.

Ahora va a revelar la verdad sobre sí mismo. Y para ello debe empezar por el principio: su infancia en una troupe de artistas itinerantes, los años malviviendo como un ladronzuelo en las calles de una gran ciudad y su llegada a una universidad donde esperaba encontrar todas las respuestas que había estado buscando.

Reseña El nombre del viento Patrick Rothfuss

Nos encontramos ante un libro complejo, no por la comprensión sino por la cantidad de información que aporta. Así que trataré de abordarlo poco a poco, con la delicadeza y esmero que se merece.

El nombre del viento, durante todo el libro, va entremezclando el presente con el pasado. Comienza narrando la vida cotidiana de un posadero, Kote, quién su día a día consiste en llevar su humilde posada con la ayuda de su pupilo Bast.

La vida rutinaria de Kote se ve afectada cuando en la posada irrumpe un pintoresco personaje, que ayudará a Kote a recordar quién es, ya que se encargara de escribir el relato de la vida del protagonista. Gracias a él, Kvothe narrará su vida con el propósito de contar la verdad. Esa verdad que a lo largo de los años se ha puesto en entredicho por los mitos y leyendas que han ido de boca en boca, a lo largo de las regiones.

Existen siete palabras que harán que una persona te ame. Existen diez palabras que minarán la  más poderosa voluntad de un hombre. Pero una palabra no es más que la representación de un fuego. Un nombre es el fuego en sí

Es aquí, pasadas las cien primeras páginas, dónde comienza la narración de su vida. Es en este punto dónde empezamos a conocer la vida de Kvothe, quién a lo largo del libro muestra su evolución personal y emocional. Cómo un edena ruh, un niño, un artista, sin ninguna preocupación, pasa a tener una vida llena de complejidades y malas situaciones. Debido a ello, Kvothe se ve obligado a crecer y madurar deprisa.

Cuando somos niños, casi nunca pensamos en el futuro. Esa inocencia nos deja libres para disfrutar como pocos adultos pueden hacerlo. El día que empezamos a preocuparnos por el futuro es el día que dejamos atrás nuestra infancia

Quizás la mayor facultad que posee nuestra mente sea la capacidad de sobrellevar el dolor. El pensamiento clásico nos enseña las cuatro puertas de la mente, por las que cada uno pasa según sus necesidades

Este primer libro de El nombre del viento abarca el primer día de la narración de su vida. Desde que era un intérprete con su trupe hasta la universidad. En todo ese camino, Kvothe nos sorprende con su ingenio, astucia e inteligencia, ya que logra salir airoso de los líos en los que se mete, dejando a su paso un sinfín de anécdotas que hacen que en la actualidad sea toda una leyenda. Mientras sucede todo esto, consigue hacer amistades, enemistades, incluso sentir algo más que atracción por una mujer. Nos muestra cómo evoluciona su forma de ser y de pensar, sus principios, su carácter, que le ha ayudado a sobrevivir en un mundo lleno de maldad y misterio.

Si encuentras a una persona así, alguien a quien puedas abrazar y con la que puedas cerrar los ojos a todo lo demás, puedes considerarte muy afortunado. Aunque solo dure un minuto, o un día

Quien piense que los niños son dulces e inocentes es que nunca ha sido niño, o lo ha olvidado. Y quien piense que los hombres no son a veces hirientes y crueles no debería salir a menudo de su casa. Y desde luego nunca ha sido fisiólogo. Nosotros, más que nadie, vemos los efectos de la crueldad

Como en muchas novelas de este género, aparece la magia, a través de la simpatía, y seres  fantásticos, como los Chandrian. Ambas cosas juegan un papel fundamental en la vida de Kvothe. La simpatía, ya que gracias a eso el protagonista abre su mente y decide querer saber más sobre el tema, lo que desembocara en incontables aventuras. Lo diferente de la simpatíarespecto de otras magias, es que se basan en cosas que conocemos o cosas lógicas. Eso junto al lenguaje usado por el autor, hace que nos parezca real este tipo de cosas y nos acerque más a su lectura.

Respecto los Chandrian, Kvothe empleará todas sus fuerzas en encontrar todas las respuestas a sus preguntas. Para ello, con la ayuda de personajes secundarios, irá revelando poco a poco el misterio que los envuelve. He de decir que a mi gusto el autor se quedó corto en este tema. Cierto es que es el primer libro de una trilogía y que en los demás aparecerá más información, pero tal y como el autor ha planteado el libro, acabé con la sensación de que podría haberle sacado más partido a los Chandrian. En definitiva, me quedé con ganas de saber más.

A su vez, durante el relato de su vida se entremezclan cuentos, que a pesar de que no aporta información sobre su vida en sí, sí que son fundamentales para el conjunto de la historia. Eso ha sido una de las cosas que me ha encantado del autor, el introducir un relato dentro del relato de su día, y que todo encaje a la perfección una vez que has atado hilos. Cómo historias secundarias son igual de interesantes que la historia principal y te dejan con las ganas de saber más y más sobre ellas.

Fela levantó la cabeza, me miró y volvió a desviar la mirada, avergonzada del apuro que se encontraba. Como si ella hubiera hecho algo malo. Yo había visto muchas veces esa mirada en las calles de Tarbean. Despertó en mí una vieja ira

Otro punto fuerte a mi parecer de El nombre del viento, ha sido la gran personalidad del protagonista, Kvothe. Cómo a pesar de ser tan pequeño, un chaval adolescente, tiene unos ideales tan marcados y ejemplares. No sólo muestra ser hábil, inteligente, ingenioso, astuto y generoso, sino que además tiene una conducta que sirve al lector de modelo en temas actuales como es el acoso. Durante el libro, se describe algunas situaciones en dónde la mujer es la víctima. Lo que me sorprendió fue el punto de vista de Kvothe, cómo es capaz de entender y enseñar al lector que eso que ocurre está mal, que es intolerable. Cómo nos muestra cuál es el camino correcto en esas situaciones, y si un niño de apenas quince años es capaz de entender que no está bien, los demás también. Así que gracias, Rothfuss, por enseñar a través de la lectura a diferenciar lo que está bien y mal, y así contribuir a que esto deje de pasar algún día.

Ella tenía la mirada inconfundiblemente incómoda de una mujer que sabe lo inútil que resulta una negativa educada. Ambrose tenía una mano apoyada en la rodilla de Fela, y el otro brazo sobre el respaldo de su silla, con la mano sobre su nuca. Pretendía parecer tierno y cariñoso, pero Fela estaba tensa como un ciervo asustado…

Respecto a los demás personajes, prefiero no revelar información para así disfrutar más de la lectura. Sólo decir que nos encontramos con personajes muy carismáticos, cada uno de los fundamentales destacan en algo, lo que hace que les cojas cariño u odio desde el principio, pero todos y cada uno de ellos juegan un papel fundamental en la vida de Kvothe. Cada uno ayudan a moldear lo que Kvothe es hoy día. Cada uno de ellos han contribuido parte para que Kvothe esté en su humilde posada, relatando su historia. La historia de un niño, un soñador, un músico, un trotamundos, un amante, un amigo, un estudiante, un héroe, un mito, una leyenda.

Si te ha gustado la reseña de El nombre del viento y quieres saber más sobre el fantástico mundo que Patrick Rothfuss ha creado, puedes leer la reseña de La música del silencio.